El Ritmo musical y su relación con el disfrute de la música

En este post os presentamos algunas de las ideas fundamentales del artículo titulado “Musical rhythm spectra from Bach to Joplin obey a 1/f power law”.

El título puede llegar a asustar un poco, pero trataremos de definir alguno de los conceptos clave para comprenderlo mejor. Por un lado encontramos el “Pink noise or  1⁄f noise” (ruido rosa) que “es un ruido cuyo nivel sonoro está caracterizado por una densidad espectral inversamente proporcional a la frecuencia”. Por otro lado, la “power law” (ley de potencias) que “es un tipo especial de relación matemática entre dos magnitudes…”. Según Levitin, Chordia y Menon (2012) gran parte de nuestro disfrute con la música proviene del equilibrio entre previsibilidad y sorpresa, y las fluctuaciones de tono musical siguen una ley de potencia (1/f) que alcanza este equilibrio. Y ahora viene lo mejor: los ritmos musicales de la música clásica, principalmente, se consideran regulares y previsibles, y esta previsibilidad ha sido potenciada para subyacer la contribución del ritmo a nuestro disfrute de la música. ¿Quiere decir esto que todos los compositores, de un modo u otro, se han servido del ritmo musical para que sus obras se digieran mejor entre el público? Exacto, aunque esto solo sería una hipótesis. Pero, ¿pensáis realmente que los ritmos musicales son predecibles? ¿pueden llegar a variar con el género musical o de uno a otro compositor? Para responder a estas preguntas Levitin et al. (2012) analizaron los espectros del ritmo de 1.788 movimientos (partes de obras musicales que tienen identidad propia) de 558 composiciones de música académica occidental -40 compositores, 16 sub-géneros que abarcan casi cuatro siglos- y encontraron que la mayoría de ellas seguía la ley de potencia 1/f con un rango β de 0,5-1. Los ritmos de Beethoven se encontraron entre los más predecibles mientras que los ritmos de Mozart fueron los menos predecibles. De este modo, al igual que sucede con el tono musical, los ritmos musicales también muestran este factor de previsibilidad y sorpresa que podría contribuir de manera fundamental a nuestra experiencia estética de la música.

+ información en: Levitin, D.J., Chordia, P., y Menon, V. (2012). Musical rhythm spectra from Bach to Joplin obey a 1/f power law. PNAS, 109(10), 3716–3720. doi:10.1073/pnas.1113828109

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*